Pampa & Pop: desde París

Dos veces al año, Josefina y Leticia se reúnen para diseñar la colección que luego estará en el flagship store de la marca en Buenos Aires y en París. «Yo soy franco uruguaya y nací acá,» cuenta Leticia desde su boutique parisina. «Conocí a Jose trabajando en la misma ONG cuando ella estaba viviendo acá. Pero, pensamos que algún día tendríamos un proyecto juntas.»

Pampa & Pop nació como una marca para la exportación, que se produce en la Argentina y se comercializa en Europa, bajo los principios de una marca responsable con el planeta.

Cuando crean una colección, ¿cuál es el diferencial?
La identidad de la marca se mantiene, el cuero siempre tiene color y el raso interno cambia. La paleta y las temáticas las cambiamos, pero no estamos atadas a las tendencias, y nuestras colecciones son bastante atemporales. Tenemos clientas de 11 años y otras de 80. Las colecciones van evolucionando, no tiene mucho que ver con el invierno o verano, porque estamos en dos hemisferios, y trabajamos con las dos estaciones a la vez. Ya antes de vender en la Argentina teníamos este modo, porque nosotras vendemos color todo el año. Desarrollamos las colecciones con mucho foco en el cuero, y luego surgieron las colecciones de algodón agroecológico, con las remeras, y la marroquinería que al principio no teníamos, la ropa de satén, que surge a raiz de los halagos a los interiores de las prendas.

¿Cómo es proceso para lograr un producto sustentable?
Trabajamos con una curtiembre responsable que busca soluciones más ecológicas, no es 100% porque todavía se usan químicos, pero hay un tratamiento de los residuos de las aguas y del teñido. El algodón es agroecológico y forma parte de la red Cadena Textil Solidaria, que viene del Chaco, y que después es hilado en la fábrica autogestionada en Pigüé . La confección es en La Cooperativa Alameda. Todos los eslabones son sustentables, y las tintas son agroecológicas.

Todo es producción argentina…
Sí, la idea era hacer participar la industria de la Argentina, con materias primas argentinas en un saber argentino. Porque el trabajo del cuero es mucho más complejo que cualquier material, y se sabe que en allí trabajan muy bien. De hecho, cuando la gente entra dice ‘pero qué lindo cuero y qué detalles que no se han visto acá’. Por eso, gusta mucho en Europa y en Japón.

¿Cómo es la venta en ese país?
En el 2011 estábamos en una feria profesional que se llama Who’s next?, en Port de Versailles. Nos conoció la responsable de moda de Galerie Lafayette, y nos invitó a tener un corner en las galerías por tres semanas. Así surgieron nuestros primeros clientes japoneses, lo que fue un gran logro porque es el nivel máximo de exigencia para la calidad de los productos y saber que funcionan allá nos pone muy orgullosas.

¿Volvieron a Lafayette?

Nos fue súper bien, y nos dijeron que habíamos superado los objetivos y nos volvieron a invitar al Bazar del Hotel de Ville, que también forma parte del mismo grupo, para cambiar un poco. Es vez fue por dos meses.

¿Cómo reaccionan los franceses ante la moda sustentable?
Acá la gente acá está mas informada acerca de la moda responsable, saben que cuesta más pero lo consumen porque saben que no hay explotación humana y que están haciendo un esfuerzo por no contaminar. El plus de nuestra marca es eso. No es lo primero que digo cuando explico la marca, pero quizás en Argentina todavía no es lo más fuerte como cuando se busca el mejor precio. Acá no hay tanta diferencia de precio con productos que son similares. Si te comparás con H&M siempre vas a ser caro pero si lo comparás con otras marcas de acá como Zadig et Voltaire o Maje, bueno ahí ves que no es tan caro.

¿Cómo comenzaron con su primera colección?
Josefina se volvió a Buenos Aires y al año empezamos a hablar más en serio. Barajamos diversas opciones y volvimos a lo que era lo nuestro, que era la moda, y también porque teníamos una trayectoria social, estaba la parte del comercio justo. Ahí empezó a nacer Pampa & Pop. Presentamos nuestra primera colección en el Carrousel du Louvre en octubre del 2008, en una feria profesional especializada en moda ética y responsable. Enseguida empezamos a tener encargos de boutiques que estaban interesadas, parecía muy novedoso lo que traíamos y queríamos poner el acento a la identidad argentina, por eso tenemos mucho cuero, y traer algo que fuera un poco distinto de lo que se ve en Francia, en Europa, que es el cuero marrón, negro y gris. Empezamos a poner detalles de los satenes internos que hoy es la identidad de la marca, además del cuero de color.

Y de ahí hasta la tienda propia no pararon…
Muy rápido nos dimos cuenta que había que salir del mundo ético para poder difundir otros valores, más allá de los que están adquiridos. Por ejemplo tener nuestras colecciones sólo en locales especializados era un poco cerrarnos la puerta a que podíamos mostrar una moda responsable puede ser una marca como cualquiera, a nivel estético. Tenemos venta en varios multimarcas, y la tienda propia tenemos en París y en Buenos Aires, que de casualidad abrimos en la misma semana e hicimos un lanzamiento internacional.

¿Por qué eligieron esta ubicación?
Queríamos una boutique test a nuestra escala, y elegimos un barrio donde está nuestro target principal, que acá se llaman los bobo (N. de R.: los bourgeois bohème), unas personas que tienen un cierto poder adquisitivo y que tienen una cierta sensibilidad a los problemas medioambientales y sociales. No buscan la marca súper conocida sino algo más original que no cae en la masa. Entonces habían varios barrios posibles en París, pero el 11 es un barrio donde se esta desarrollando esta onda y era el lugar para empezar.

¿Cómo se visten las parisinas de este barrio?
La parisina tiene muchos estilos, pero acá son un poquito más decontracté que quizás en otras partes. Vas a ver las chicas con un foulard así suelto y la camperita de cuero, y quizás no tanto un blazer que se vería por St Germain. Allá van a estar en marcas más de lujo, acá más en diseño de autor. Pero se ve un poco por todos lados. De este lado, no son tan marqueras.

La tienda es parecida en Paris y Buenos Aires, siguiendo con la identidad de la marca: muchos colores. Su web también marcha al ritmo colorido que es un mix de sus dos creadoras. «Pampa y Pop son dos personajes», explica Leticia. «La idea es hacer vivir eso. Cada uno tiene un carácter bien particular. Pampa es más tranquila y melancólica y Pop que es más fashionista. Esta inspirado en la realidad de nosotras mismas, pero cualquier mujer se podría identificar.» Este año, Pampa & Pop abrió su e-store que vende los productos de realización argentina a todo el planeta. Acceder es muy sencillo, sólo hay que elegir el continente, para que la marca decida de que stock enviará el producto. Et voilà!

slmenparis

Segui la moda
Segui la moda

Seguílamoda.com es una multiplataforma dedicada a la moda y el estilo de vida con contenidos desde el 2009. Aquí buscamos transmitir un estilo de vida fashionista, que incluya no sólo la ropa y los productos de belleza. Nos gusta el arte y la cultura, la tecnología, los viajes y la vida de los famosos.

No Comments Yet

Comments are closed