Yo sufrí bullying. Basta de agredirnos

Te tengo que contar algo. Me encerraron en el baño del colegio. Por diversión. Pero, yo no me reí. Llegué tarde a la clase, cuando pude salir, y la profesora me retó.

Te tengo que decir una cosa, mamá. En el colegio me dijeron “el chanchito de la pasarela”. Fue cuando dije que a mi me gustaba la moda, después de una encuesta en clase. Y todos se rieron. Yo lloré tres días en silencio, despacito para que no me escuches.

Mama, quiero decirte algo que me pasó. Pedí permiso para ir al baño durante la clase. “No vayas al de este piso,” dijo el profesor. Pero, fui igual. En la puerta del baño había un cartel. Una caricatura. Era yo, mamá. Con cara de perro. “El perro Saúl”. Me dicen así porque el cambio de clima me da tos. Decía otras cosas horribles de mi. Lo arranqué y lloré en el baño un rato. Todos se reían pero yo no.

Mamá me hicieron firmar el libro de disciplina. Pero no hice nada, te juro. Yo sólo estaba parada ahí mientras le llenaban de hojas otoñales la camisa a una de las chicas. Quiero ser parte del grupo, mamá. No sabía que le iban a hacer esto.

No abras la puerta, mamá. Estoy llorando porque hicieron una lista de las chicas en el colegio. Nos dieron puntos sobre diez. Lo organizaron algunas de las chicas. A mi me dieron 3 puntos porque soy fea y tengo que usar corpiño.

Mamá, hoy me pasó algo muy bueno. Me escribió una carta el chico que me gusta. Y dice que le gusto yo también. Estoy feliz. Mañana voy a verlo en el recreo.

No mamá, no me preguntes cómo me fue. No quiero ir al colegio mañana. Dejame faltar. No vino nunca el chico. Lo esperé sentada en el árbol como me dijo. Ahí sola me quedé. No vino nunca. Y después lo vi reirse con todas las chicas y señalarme. Era una broma mamá.

* * *

Porque soy distinta. Porque digo lo que pienso y lo que siento. Porque me desarrollé antes que el resto. Porque tengo anteojos. Y aparatos fijos. Porque corro mal (sí, como Phoebe de Friends, pero eso vino después). Porque no sabía que Papa Noel no existía. Porque no entiendo muy bien las letras de las canciones que ellos cantan. Porque uso moños rosas y me gusta pintarme las uñas.

* * *

Todas estas historias son solo algunas de las que me pasaban durante la primaria (incluso desde el 1er grado) y parte de la secundaria. Pero nunca esbocé estas frases a mis padres; al menos no en el momento que sucedió. Buchona, me hubieran dicho. Y me hubieran excluido aún más.

Pasaban las cosas; los adultos del colegio lo sabían y no hacían nada al respecto. Mientras, yo me encerraba y pasaba horas distraida pensando en otras cosas. Sufriendo en silencio los dos turnos de clase.

Años pasaron hasta que nos anotamos en el Club y me hice un grupo de amigos. Eran varones en su mayoría. Me cuidaban, me dejaban sentarme adelante. Me respetaban. Nunca se rieron de mi. Gracias a ellos la secundaria no fue tan terrible. Yo solo quería terminar e irme a la Universidad.

* * *

En el colegio, en aquel entonces, la palabra bullying no existía. Se tomaba como cosas de chicos. Mis compañeras no me avisaban cuando se juntaban y yo estaba en constante exclusión. Y a nadie le importaba. “Que se defienda sola,” pensaban algunos. “Ya se le va a pasar,” decían otros.

Netflix estrenó 13 Reasons Why y en cada capítulo encontré cosas que me pasaron a mi o alguna compañera. Cualquiera de nosotras podría haber terminado como los chicos de esta serie. Y es momento de accionar y reaccionar.

Tomar el control.

Hablar.

Según el Equipo Anti Bullying Argentina, 1 de cada 4 chicos le tiene miedo a algún compañero. 40% de los chicos que sufren acoso escolar no lo denuncian. Según la UNESCO, 4 de cada 10 estudiantes secundarios admite haber padecido el acoso escolar y el 18% de los chicos dice sufrir burlas de manera habitual.

Hoy las redes sociales permite que el bullying no sea solo escolar. Los adultos también lo hacen. Con usuarios anónimos o públicos, en Twitter principalmente, burlándose de otros, de sus pares, de las mujeres, de los hombres, de todos. Sin filtro. Como una libertad adquirida que debería terminar.

En esta comunidad online somos miles y quería contarles parte de mi historia porque quiero que sepan que si sufren o sufrieron bullying no están solos. Como sociedad necesitamos prestar atención a los más chicos, a sus cambios de conducta, al aislamiento, a la tristeza. Necesitamos escucharlos y acompañarlos. Tenemos que dejar de agredirnos entre nosotros.

El cambio empieza por vos.

* * *

Me gustaría leer sus historias. Les dejo este hashtag por si quieren subirlo a las redes, pero pueden enviarme mails o mensajes privados. #YoSufriBullying

Estamos aquí para compartir experiencias; a veces no son tan lindas, pero nos han marcado.

Segui la moda
Segui la moda

Seguílamoda.com es una multiplataforma dedicada a la moda y el estilo de vida con contenidos desde el 2009. Aquí buscamos transmitir un estilo de vida fashionista, que incluya no sólo la ropa y los productos de belleza. Nos gusta el arte y la cultura, la tecnología, los viajes y la vida de los famosos.

7 Comments
  1. Te adoro Betsy! Sos hermosa y luminosa. Lo se de antes de leerte. El esfuerzo de convertir toda esa energía horrible en fuerza motora y creativa para ser hoy quien sos te la aplaudo de acá a la china. Te admiro y lo mas importante es que te creo. Tu autenticidad, carisma y belleza sobrepasan estas pantallitas y logran esa credibilidad tan dificil de encontrar hoy en día. Gracias por compartir, estoy segura que de esta manera ayudas a miles de chicas a fortalecerse y hacerse brillantes como vos.

  2. Que fuerte todo lo que escribís, nadie debería tener que tolerar eso. Lamento que los adultos no te protegieran y/o ayudaran en ese momento.
    Gracias por abrirte y compartir algo tan feo.

    Ailin

  3. Un aplauso por tu valentía para abrirnos tu corazón y sacar esos malos recuerdos que hoy te han hecho la mujer hermosa que eres. Y un enorme abrazo para decirte “mira quién eres ahora” porque has conquistado el mundo con el cumplimiento de tus sueños y esa es la mejor satisfacción de todas. Te quiero mucho amiga!!!

  4. Yo te reentiendo, sufrí mucho, porque era flaquita, pq tenia los dientes grandes, pq usaba ortodoncia, pq me gustaba jugar a Barbie, pq yo era una nena feliz, es lo que hoy en día creo.

    Eses días estuve chusmeando el diario intimo de mi hija de 9 años(ya sé que eso no se hace), pero quería ver si algo pasaba.
    Dentro de todo estaba bien, hasta que leí una frase: Creo que solo me quieren pq tengo muchas muñecas. Eso me dejo muy mal, y justo ese día ella solo volvia a casa a las 16h. En el mismo instante hablé con mi marido. Ni bien llego mi hija le pregunté como fue en el colegio, si jugo con las chicas, y entonces, sin decir que había leído su diario le dije que ella es una nena maravillosa, amiga, compañera y que todos que la quieren es porque ella es así, que siempre está para ayudar y cuando mas necesitan. Creo yo que con eso y con todo que mi marido le comentó después pudimos hacerla entender que ella es especial y si cree que alguien solo está con ella por lo que tiene, entonces lo que tiene problema es esa persona, y que seguro necesitaría ayuda.

    Me mata que algunas mamás luego de las cosas que hacen sus hijos se excusen con ‘es cosa de chicos’. No, no es, son malos pq les parece gracioso o pq ven que sus padres hacen el mismo, son personas que no tienen empatia para con el próximo, son personas que si no las cambian de ahora, nunca podrán cambiarlas y van a creer que la vida es eso, burlarse y humillar los demás.

  5. Estoy sin palabras, y esto me rememoró a mi misma, y a los precios que uno paga (y no tendría por qué) solo por ser diferente. A veces me acuerdo de escuchar algunas cosas y me duele, y hoy con 20 años no lo extraño para nada, pero que lindo con la edad que tengo haber aprendido a no hacer lo mismo, haberme encontrado a mi misma y a ser feliz como soy.
    Y todas esas veces que quería irme de mi lugar y vivir en otro por no soportar la condena, o llegar al domingo y saber que al otro día tengo que ir al colegio, son momentos que no volvería a vivir, pero si el hoy me costó eso, lo agradezco porque es lo me dio la vida, y podría haber sido diferente y mejor, pero el amarme a misma hoy, es lo más lindo que aprendí.

  6. HOla soy seguidora tuya y duele mucho leer lo mal que la pasaste en la secundaria. Las madres de esas compañeras son las responsables de los hechos por la forma en que educan y ellas mismas se creen superiores . No aceptan las diferencias
    Lo triste es ver como estas situaciones continúan los profesores lo ven lo saben y no reaccionan , no hablan con los padres ni con los chicos.
    Vos sos una hermosa persona inteligente y muy capaz y es probable que estas diferencias tus compañeran no lo tolerasen.
    Segui con tu forma de ser , sumamente bella por dentro , tu belleza y luz natural . Seguiran tus éxitos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>