The Making of Harry Potter

El Warner Bros Studio Tour de Londres pone a prueba el fanatismo por saga de ficción.
En la ciudad de Leavesden, a 30 km de Londres, se levantan los imponentes y memorables estudios. Desde el ingreso, la magia comienza.

El auto volador de Mr Weasley es lo primero que se ve, pendiente del cielo raso, con enormes fotografías de los personajes adornando las paredes. Mientras los turistas hacen fila para ingresar, ya se puede ver el primer set: la habitación de Harry debajo de la escalera, sus anteojos, juguetes y algunos portarretratos de Dudley Dursley.

Una sala de cine da la bienvenida al estudio. Es allí que Emma Watson, Daniel Radcliffe  y parte del elenco cuentan cómo fue vivir en esos estudios durante los diez años que duró la filmación de las ocho películas. Una vez que finaliza el video, las luces se apagan, la pantalla desaparece y se encuentra ahí la mismísima puerta de entrada al castillo de Hogwarts. Un momento muy emotivo para los fans de los films y los libros de J. K. Rowling.

Se ingresa, por supuesto, por el gran comedor donde están las mesas con su auténtica vajilla (muchas recubiertas en oro). Los principales trajes de los magos con sus famosas túnicas y sombreros negros, las vestimentas de los profesores también se exhiben en esta sala, así como también escudos en las paredes de las diferentes casas del colegio.

Continuando el recorrido se puede ver aún más del vestuario de los personajes de la película, los vestidos de la noche de gala utilizados en la ceremonia del Torneo de los Tres Magos, la colección de aros de Luna Lovegood, las pelucas y todo tipo de accesorios utilizados en los rodajes.

La visita continua. El dormitorio de varones de Gryffindor, así como también su sala común, la madriguera, el despacho rosa de Dolores Umbridge con sus cuadros de porcelana con pinturas de gatitos no son los únicos lugares por visitar. También, el despacho de Dumbledore con todas las pinturas de los ex-directores del colegio, la cabaña de Hagrid, el Ministerio de la Magia y lo más divertido de todo: el Daigon Alley con la tienda de sortilegios de los hermanos Weasley, Olivander’s, la librería Flourish y Blotts, el Emporio de la Lechuza y artículos de calidad para Quidditch, entre otros.

De los escenarios exteriores se destaca la casa de los Dursley de Ocean Drive n°4, la casa de Lilly y James Potter y el puente de Hogwarts. Además, se puede visitar el autobús noctambulo, la moto de Sirius Black y el auto volador donde se puede entrar y tomarse fotografias.

Más magia

Pero los más sorprendente son todos aquellos pequeños detalles que hacen que todo sea más maravilloso aún. La tienda de Olivander’s, donde cada mago compra su varita, cuenta con cientos de cajas con sus respectivas etiquetas escritas a mano con la descripción de la composición de cada varita. Lo mismo sucede con los frascos en la sala de pociones donde además se pueden ver los calderos mágicos iluminados y las varitas que revuelven las posiciones, ¡por sí solas! En la madriguera, las agujas tejen solas, las ollas se lavan y la ropa está siendo planchada mágicamente, por nadie.

En las vitrinas encontrarás expuestas las cartas vociferadoras, dinero mágico (knuts y galeons de oro) la carta de Lily Potter a Sirius Black, réplicas del diario “El Profeta”, libros como “Historia de Hogwarts” y “Vida y Mentiras de Albus Dumbledore” por Rita Skeeter, entre otros. También se exhiben todos los horrocruxes, las snitch dorada, la piedra filosofal, la copa del torneo de los tres magos (el Traslador), el cáliz del fuego, todas las varitas mágicas, el gira tiempo y todas las escobas  voladoras incluyendo la saeta de fuego.

Una sala exclusiva es dedicada a todas las criaturas mágicas, aquí se encuentra un Thestral, Dobby, Buckbeak el Hipogrifo y Aragog, los duendes del banco de Gringots. Allí se develan todos los misterios, todas las diferentes máscaras que se utilizaron, los elementos robóticos, y se demuestra su funcionamiento.

Al finalizar el recorrido se llega al lugar donde está la magnífica maqueta del castillo de Hogwarts, la misma tiene 15 metros de diámetro. Es realmente muy impresionante, cuenta con 2500 luces e ínfimos detalles asombrosos como aves en el sector de las jaulas de las lechuzas. Se tomaron fotos aéreas de la maqueta que luego fueron digitalizadas y utilizadas en todas las escenas exteriores donde se ve el Castillo. Cada cuatro minutos la iluminación de la maqueta cambia para que se pueda apreciar el castillo como se vería en los distintos momentos del día.

Un lindo recuerdo

El broche de oro de este fabuloso recorrido es visitar la tienda de regalos, dónde se pueden comprar desde la vestimenta de Quidditch, sombreros seleccionadores, varitas, remeras y hasta tazas con escudos o llaveros.

Imperdible: probar las golosinas mágicas como las ranas de chocolate, grageas de todos los sabores y por supuesto la deliciosa cerveza de mantenca.

Cómo llegar

La mejor forma de viajar es con el Overground. Se baja en la estación Watford Junction, donde hay un servicio de traslado del mismo estudio que llegan hasta el recinto. También salen buses directos desde el centro de Londres en la zona de Victoria.  Es muy importante reservar la entrada y llegar media hora antes a los estudios para retirarlas.

Links
http://www.wbstudiotour.co.uk
http://aff.avantrip.com/SH1Z4
* Artículo original publicado en la Revista Slm de Septiembre 2013

Segui la moda
Segui la moda

Seguílamoda.com es una multiplataforma dedicada a la moda y el estilo de vida con contenidos desde el 2009. Aquí buscamos transmitir un estilo de vida fashionista, que incluya no sólo la ropa y los productos de belleza. Nos gusta el arte y la cultura, la tecnología, los viajes y la vida de los famosos.

No Comments Yet

Comments are closed